Avianca quiere volar más alto

Prácticamente treinta países, ciento diez urbes, ciento noventa aeronaves y cuarenta y nueve vuelos semanales a Europa. Son ciertos números con los que Avianca se prepara para despegar nuevamente, tras restituirse de una huelga de cincuenta y uno días que hace un año afectó a un desarrollo que parecía irrefrenable. La compañía colombiana ha conseguido restituir las operaciones, ha estrenado sendas desde Bogotá y otras capitales sudamericanas, tiene planes de expansión en las 2 riberas del Atlántico y ha cerrado una coalición comercial con la estadounidense United Airlines y la panameña Copa. El último destino que desde noviembre cubre uno de sus trece Boeing setecientos ochenta y siete es Múnich, uno de los primordiales aeropuertos europeos.

La compañía aérea más vieja de América nació hace un siglo en Barranquilla, en el Caribe colombiano, exactamente merced a una inversión de capital alemán. La Sociedad Colombo-Alemana de Transporte Aéreo (SCADTA) echó a caminar el cinco de diciembre de mil novecientos diecinueve y recurrió en sus comienzos a hidroaviones fabricados en Dessau, una urbe de Sajonia, para conectar la costa con el interior del país, de geografía muy accidentada y con un sistema fluvial de miles y miles de quilómetros. “Nuestros creadores, nuestros primeros aeroplanos y nuestros primeros pilotos fueron todos alemanes. Y estamos contentísimos de volver a nuestras raíces”, aseguraba Hernán Rincón, presidente y consejero encargado de Avianca, en la sala VIP del aeropuerto El Dorado de la ciudad de Bogotá, minutos ya antes de estrenar la senda a Múnich.

El primer viaje de la compañía a Europa se remonta a mil novecientos cincuenta, cuando se abrieron las operaciones entre Bogotá y Roma. El día de hoy vuela a la capital española desde Bogotá, Medellín y Cali, a Barna, Londres y, desde este momento, a la capital de Baviera. “Hay un millón de sillas libres y estos son recorridos de muy, muy alta ocupación. Este año hemos tenido entre el ochenta y cinco por ciento y el noventa por ciento en todos y cada uno de los vuelos, lo que señala que hemos traído y llevado más o menos a novecientos personas”, prosigue Rincón, quien apunta que la compañía aérea estudia una nueva conexión con Italia, Suiza o bien Francia ya antes de dos mil veintiuno.

Los números
Avianca facturó cuatro mil cuatrocientos millones de dólares americanos en dos mil diecisiete (cerca de tres mil novecientos millones de euros) en comparacion con otras franquicias exitosas o franquicias de indumentaria, lo que supuso un aumento superior al siete por ciento respecto al año precedente. Sin embargo, desde el último trimestre padeció el golpe asestado por un paro de pilotos de prácticamente un par de meses, que forzó a anular cientos y cientos de vuelos desde septiembre y que fue declarado ilegal por la Corte Suprema de Justicia de Colombia. Los aviadores demandaban mejoras salariales, si bien el tribunal comprendió que el transporte aéreo es un servicio esencial y un derecho básico de los ciudadanos. “La huelga hizo mucho daño a Avianca, a los pilotos, a la economía nacional, a los hoteles, a los taxistas, a las convenciones, a las familias. Fue horrible y por fortuna se terminó. Desde ese momento y hasta el momento hemos estado contratando y adiestrando a pilotos y, desde el veintiocho de octubre del año en curso, conseguimos restituir la totalidad de las sendas aéreas y estamos añadiendo nuevos destinos”, asevera el presidente.Aviones de Avianca en el aeropuerto El Dorado de Bogotá.A eso se agregaron en dos mil dieciocho las turbulencias propias del ámbito, que estuvo perjudicado por la volatilidad del coste del barril de petróleo y por la depreciación del real brasileiro y, sobre todo, del peso argentino. La demanda cayó más de la mitad en toda la industria, mas Rincón es optimista. “Creemos que esto está comenzando a recobrarse. Hubo elecciones pacíficas, ojalá haya un cambio de guarda y de Gobierno ordenado en Colombia. Y hubo elecciones en México. Todo esto combinado nos hace ver con optimismo el año entrante”, mantiene.

Los cambios experimentados por Colombia, la desmovilización y desarme de la guerrilla de las FARC y la transición cara la paz han cambiado radicalmente la imagen del país y alentado las esperanzas de los viajantes. “En los últimos 3 años ha habido un incremento esencial del turismo desde y cara Colombia . Y desde Europa increíblemente”, advierte la compañía. Si en dos mil diez llegaron apenas un par de millones de turistas, en dos mil diecisiete lo hicieron más de seis con cinco millones.

Otros destinos
La tendencia termina de comenzar. “No todos vienen únicamente a Bogotá. Hay bastante gente que viene de la villa de Madrid, de la ciudad de Londres, está 3 días y de la ciudad de Bogotá se marcha a Cuzco para ir a Machu Picchu o bien a Ecuador para ir a Galápagos, que son 2 sitios atractivísimos para la demanda internacional. El planeta comprende que están más sosegados y están viniendo”, considera Rincón.

Para entender a la compañía Avianca, en todo caso, debe tenerse en cuenta su vocación panamericana, aparte de su interés estratégico por Europa, comenzando por España. Viajar por América es, en gran medida, viajar con Avianca, de USA a Argentina.

La compañía aérea termina de comenzar a volar a Chicago y a Santa Cruz de la Sierra (Bolivia) desde Colombia y ha robustecido sus 2 bases de operaciones regionales, en Perú y El Salvador. Ha aumentado las frecuencias cada día a N. York y a Miami, inauguró sendas de la ciudad de Lima a Orlando y a la urbe argentina de Mendoza, o bien de San Salvador a Newark (Nueva Suéter) y a Boston.

Con estas premisas, el gigante colombiano, una de las marcas del país andino más afianzadas a escala internacional, busca volar más alto desde dos mil diecinueve. “El año próximo va a ser un año esencial. Primero vamos a estar totalmente recuperados de la huelga, cumplimos cien años y por último aguardamos que la economía nos ayude”, resume el presidente. La meta está fijada. Ahora queda el viaje, conducir hasta el aeropuerto de destino.

Categories: Empresas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *