Los nuevos bartenders que agitan la noche argentina

Definir quiénes son hoy los mejores “nuevos bartenders” del país es una labor tan imposible como injusta. De apenas diez profesionales que había hace 10 años, el día de hoy las barras de Argentina dan cobijo a cientos y cientos de nuevos bartenders, verdaderos apasionados y estudiosos de las bebidas, que realizan algunos de los cócteles más exquisitos que se hayan bebido en la historia de este país.


Jóvenes que arrancan en los tempranos 20, que rara vez superan los treinta años, mas que tienen la suerte de haber llegado a la barra de tragos ya cuando la coctelería era mirada con respeto y orgullo. Chicos y chicas que crecieron teniendo como referentes a Inés de los Santurrones, Tato Giovannoni, Pablo Piñata, Sebastián Maggi, los hermanos Olivera y Gustavo Vega, entre otros muchos, mas que a la vez se nutrieron de segundas generaciones de bartenders reconocidos, como Eze Rodríguez, Seba García, Ludovico De Biaggi, Lucas Dávalos, Mona Gallosi, y sigue la lista. En estos años, la coctelería creció en profundidad de propuestas, como en extensión geográfica. Desembarcó fuertemente en ciertas ciudades (Rosario, Córdoba, Mar del Plata, Santa Fe) y sumó presencia en otras (desde Bahía Blanca hasta Calafate, pasando por Tucumán y Mendoza).

Como se dijo: seleccionar los mejores es una tarea imposible. Esta lista busca tan solo mostrar la diversidad de estilos que hay hoy en Argentina, mediante algunos de sus protagonistas más señalados. Grandes bartenders jóvenes, hombres y mujeres que están agitando la coctelera nacional y comercializando sus propias franquicias.

Ariel Figueroa
Joven y cumplida promesa, con apenas veintidos años, trabaja desde los dieciocho tras Doppelgänger, una de las barras más exigentes de la urbe. Flamante ganador del concurso Beefeater Mixldn, Ariel no se duerme en los laureles: comenzó aprendiendo con Gustavo “Cubano” Vega, el día de hoy estudia la carrera de sommelier en Cave.

Desenfadado y con una ligera actitud irreverente, afirma que lo propio es el entretenimiento. “Doy por hecho que el coctel que preparo ha de ser fantástico, por el respeto que se merece la espirituosa y por el respeto que se merece el comensal. Mas el hecho de divertirse es para mí lo principal. ¡Beber increíble y además de esto pasarla excelente!”, dice. Tras cuatro años de trabajo así como Guillermo Blumenkamp (el atractivo dueño de Doppel), logra recetas complejas y equilibradas, como su actual Agua de Marte, combinación original de whiskey Jameson Cask Mate, licor Ancho Reyes, shrub de remolachas, vermú Carpano Dry, gotas de miel de caña y espumante Cosecha Tardía.

Ana Varela
“Soy muy curiosa, me muevo por lo que voy descubriendo y aprendiendo. Me gusta crear desde lo perceptivo, desde las sensaciones, desde el uso de cada sentido. Busco inspiración no solo en la gastronomía, sino asimismo en la botánica, en el arte y en el diseño (mis otras pasiones).

Ir a museos, leer libros, hacer cursos de diferentes disciplinas”, explica esta barman que, con veintiocho años, pasó por Leit Motiv, Duarte y Shout, para desembarcar por último en The Harrison Speakeasy, el bar ambientado en la Nueva York de mil novecientos veinte. Con este background a cuestas, se la puede ver realizando cócteles simples y exquisitos, como el Al Capone, con whiskey estadounidense, Cynar, jugo de pomelo, un gajo de lima y un dash de almíbar, pero también otros más jugados con infusiones, shrubs, fermentos y tinturas madres. Ana es asimismo parte organizadora de Asistencia Barman, una iniciativa sin fines de lucro, que mediante acontecimientos de coctelería destina el 100 por cien de lo recaudado a organizaciones civiles y Organización no Gubernamental.

Categories: Food

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *