Oficinas sin despachos ni para los gerentes generales

Las nuevas oficinas ya están en la ciudad de Buenos Aires. Espacios colaborativos, áreas de juegos y relax y el fin de las jerarquías: los empleados no tienen puestos asignados. 

¿Cuánto influyen el entorno y el equipamiento en la forma de trabajar? ¿Los cambios en las relaciones laborales se traducen en un cambio del diseño de los espacios, o bien es al revés? Tal vez aún no haya contestaciones acertadas para estas preguntas, mas lo concreto es que las empresas globales están modificando sus oficinas, también en la Argentina.

A fines del año pasado, MuleSoft, una desarrolladora de productos de software cuyo centro de innovación tiene sede en la ciudad de Buenos Aires, inauguró sus nuevas oficinas en el 6° piso de una torre de Puerto Madero. A los horarios flexibles sumaron espacios flexibles: sillones y pufs para trabajar con notebooks o tablets y áreas de relax. Todo acorde a la premisa de la firma de estimular el trabajo colaborativo y la interacción entre los empleados.

Oficinas sin despachos ni para los gerentes generales
MuleSoft. Entre las mesas se trabajo se sitúan “meeting boxes”, cabinas abiertas para sostener conversaciones.

El proyecto fue realizado por la firma Contract Workplaces sobre una planta de dos mil cuatrocientos m2 y se basó en una distribución democrática del espacio sin despachos privados, ni tan siquiera para el gerente general. “Los puestos de trabajo se organizaron en ‘open plan’ sobre el perímetro de la planta reservando las zonas interiores para situar de forma aleatoria las salas de juntas, asi también como la  arquitectura corporativa y la arquitectura para empresas las áreas de encuentro informal, los ‘meeting boxes’ (cabinas abiertas para mantener conversaciones), el ámbito de copiado y los lockers”, explican.

Categories: Actualidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *