Foto-1-thumbnail-5

Quiero, debo y tengo que aprender inglés

Son el eco del coro que se escucha desde uno de los salones de la academia IMA en Falls Church. Una y otra vez, toda la clase repite las oraciones como un regimiento en su calentamiento, prestos a enfrentar al oponente. Súbitamente la cháchara se convierte en una sola voz: la del instructor, que pregunta: What do YOU want?, What do YOU need and What do you have? haciendo énfasis en ese YOU, que produce un estruendos sin palabras. Hay risas tímidas, crujen las sillas, y uno que otro yace curcucho en su pupitre. Todos piensan y ponderan. Desde la última fila se escucha esta vez la voz de un pupilo con una respuesta llena de determinación. “I want, I need and I have to be my own boss” dejando a todos sin habla.

Ese es el espíritu y el ímpetu que late en las últimas horas de la noche en todo IMA: hombres y mujeres comprometidos en hacerle frente al principal responsable de no poder detallar sueños en este país; encarnado y apodado de todo: barrera, obstáculo, muralla, etcétera etcétera el inglés. Esa palabra simple y breve, capaz de transformarnos en seres enanos, como el chapulín después de la chiquitolina, pero sin poderes; capaz de destruir nuestros sueños y de enviar a la basura todo lo que este viaje ya ha costado. Dolor, humillación, temor. No es exageración. El no hablar inglés puede hacernos propensos a muchos males. Y de la manera que lo pintamos o de la manera que nos lo pintan, procuramos sortearlo, evitarlo y hacer de cuenta que podemos vivir sin mirarle, en exactamente la misma casa, y sobre todo sin amarle. Todos conocemos los dramas del amor sin lucha, pero también existen valientes vaqueros que saben que hay que agarrar a ese toro estadounidense por las astas.

Unas horas entre los pasillos y las salas de IMA brindan una radiografía del rodeo que significa aprender inglés. Día tras día decenas y decenas de personas cruzan el umbral de IMA, ciertos con las piernas flaqueando y con el pulso elevado, mas prestos a cambiar su vida para siempre.

“Hi there”, es la siempre alegre y siempre vibrante voz de Ms. Elba, que inspecciona el turno de la noche. Son prácticamente 15 años que viene desempeñando esa labor, con el mismo entusiasmo y buen humor. En esa antesala empieza día tras día la primera lección real del inglés. Habiendo inmigrado desde Guatemala en su niñez, Elba conoce de forma perfecta bien lo que significa adaptarse a nuestro nuevo país. Completamente bicultural y bilingüe, interactuar con los estudiantes solo en inglés, ofreciéndoles los intentos necesarios a fin de que puedan expresarse apropiadamente, es su faena diaria.

“Es fantástico ver que gradualmente el monstruo que es al principio el inglés, se va transformando en el mejor amigo de muchos estudiantes”, comenta Elba, al explicar también que fue testigo de varias historias de éxito en IMA, como la estudiante que ansiaba comprar su casa mas debía ganar más para hacerlo; al aprender inglés fue ascendida y finalmente pudo adquirir su residencia. Otra alumna tenía que trabajar en tres lugares pues deseaba comprarse un auto, mas eventualmente pudo conseguir ganar en un trabajo el equivalente a los tres precedentes, y es que podía desenvolverse en inglés. “Es verdaderamente una clave”, nos afirma, Elba, “hablar inglés vuelve posible muchos sueños”

No cabe duda que las inquietudes por lo general son monetarias, mas poder comunicarse en inglés es, como nos decía un estudiante, “desestresante”. Gastón, otro estudiante de cursos de ingles, llega media hora antes todos los días para enfrascarse en el laboratorio de inglés de IMA. “Vivo quince años en el país, tomé clases en las escuelas públicas, mas ahora tengo un compromiso sólido conmigo mismo”, comenta. Y es que Gastón tiene un bebé y una razón mayor para “no tener que depender de intérpretes en el médico, y tantas otras situaciones”.

Cada persona que ocupa un asiento en IMA tiene una historia que contar y una misión por cumplir, pero la experiencia no se restringe a los estudiantes. “Jamás hubiese sabido qué son las pupusas”, nos comenta Marc, uno de los instructores oriundo de New Suéter, “tampoco hubiera sabido que debo comerlas con las manos”, nos indica maravillado. “Mis pupilos me dan una lección cada día que me ayuda a querer su esmero. No sé lo que es emigrar a otro país, ni jamás debí aprender un idioma para sobrevivir. El ‘thank you teacher’, que llega a mí con un fuerte apretón de manos al finalizar una lección, es el motor que hace esta tarea considerablemente más gratificante”.

Y esa es la misión que se plantó firmemente con los cimientos de una compañía denominada IMA hace más de dos décadas, según su Presidente Roberto Catacora. “Nuestro respeto y compromiso con nuestro cliente del servicio empieza cuando o bien ella cruza nuestro umbral, y estamos bendecidos en contar con un personal administrativo que se suscribe a la misión, y que toma muy en serio nuestra labor y nuestro compromiso con la comunidad hispana en general”.

“Es fascinante ver cómo ha evolucionado la tecnología en torno a los métodos de enseñanza del inglés y aunque estamos siempre y en todo momento listos para embarcarnos en ese tren veloz informático, nada substituye a un instructor de carne y hueso que sobre todo se sensibiliza con la experiencia del inmigrante en este país”, nos afirma la directiva de IMA, Yhamel Kantrowitz, que cuenta con una maestría en lenguas extranjeras y literatura. “Estamos viviendo instantes cruciales como comunidad, lo mínimo que podemos hacer es tomar nuestro trabajo y nuestra profesión de verdad y respetar la confianza que nuestros pupilos depositan en nosotros”, añade.

Desde tempranito en la mañana, en las tardes, en las noches, cada sábado y domingos asimismo, acuden estudiantes de todas y cada una de las edades a las 3 localidades de IMA; con un sin fin de experiencias y necesidades que nos ponen a cada uno de nosotros en este nuestro segundo hogar. Al final de cuentas para lograr lo que precisamos para tener lo que queremos, debemos aprender inglés.

 

Para mas información donde estudiar ingles: http://www.fiskingles.com.ar/

Categories: NOVEDADES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *