Imborrable: a 30 años de la gesta, los goles de Maradona a Inglaterra relatados por Víctor Hugo Morales

«Arranca por la derecha el genio del fútbol mundial». La frase suena y resuena como si la hubiésemos escuchado desde la panza, antes de conocer el mundo. El inicio de el mejor gol el mundo, acompañado por un relato acorde a sus características, quedó grabado por siempre. A 30 años, cada paso de Diego Armando Maradona y cada palabra de Víctor Hugo Morales parecen haber sucedido ayer.

Un 22 de junio de 1986, Diego pasaba definitivamente a la eternidad con dos goles de maradona que marcarían dentro del campo de juego a la perfección las dos caras de su personalidad: el artista y el pícaro.

Primero llegaría la faceta de potrero del Diez, metiendo la mano para abrir el marcador y entrar en complicidad con el relator, que fue uno de los pocos que se dio cuenta al instante de lo sucedido. «Que Dios me perdone lo que voy a decir: contra Inglaterra, aún así, con un gol con la mano. Qué quiere que le diga», lo justificaba Víctor Hugo con el fresco recuerdo de la Guerra de Malvinas en el aire.

Cuatro minutos demoró en mutar de personalidad Diego, que un día antes había estado bromeando con la precariedad de las camisetas. Agarró la pelota el genio del fútbol mundial y empezó una carrera que duró poco más de 10 segundos hasta la eternidad: dejó en el camino a «tanto inglés» que se convirtió en un «barrilete cósmico». 52 metros. 12 toques. 44 pasos. Único y eterno.

Llegaría el descuento de Gary Lineker para darle un marco de sufrimiento ideal para el partido que marcó le historia futbolística en el país. El tunecino Ali Bin Nasser pitó el final y el resto fue historia conocida: Argentina venció a Bélgica tres días después y se sacó de encima a Alemania en la Final para levantar la última Copa del Mundo que llegó a estas tierras.

Gracias, Diego. Gracias, Diez.